ELEMENTOS MODERNISTAS EN: “VEINTE POEMAS DE AMOR Y UNA CANCIÓN DESESPERADA”

sábado, 6 de noviembre de 2010

ELEMENTOS MODERNISTAS EN: “VEINTE POEMAS DE AMOR Y UNA CANCIÓN DESESPERADA”
Por: Eunice Zuleika Báez Aguilera
“Los veinte poemas de amor y una canción desesperada…es un libro que amo porque a pesar de su aguda melancolía está en el goce de la existencia…cerca de mi todo lo que existió y siguió existiendo para siempre en mi poesía: el ruido lejano del mar, el grito de los pájaros salvajes, y el amor ardiendo sin consumirse como una zarza inmortal[1]. 
Pablo Neruda[2]                                              
      Confieso que he plagiado a Pablo Neruda… “¿Quién no ha plagiado un poema de Pablo Neruda para conquistar a su amada? ¿Quién no ha escrito los versos más tristes esta noche pero a la vez los más malos y, cansado de ser hombre, un hombre cualquiera, ha deseado ser el autor de Walking Around?”[3], Así inicio Paúl Ramos Brito, periodista del diario “El hispano”, el articulo en que plasma la biografía de Pablo Neruda, el escritor de poemas de amor que ha logrado estremecer los corazones de las damas conquistadas por  miles de galanes en el mundo que han recitado sus versos, sobre todo los que se encuentran en sus veinte poemas de amor y una canción desesperada, y esto es de suponerse ya que de antemano sabemos que de esta obra se han llegado a vender más de un millón de ejemplares, sin embargo, ¿Qué hay detrás de estos apasionados poemas?, ¿a qué movimiento literario pertenecen?, estos son aspectos que pocas de las veces nos cuestionamos o tomamos en cuenta, ya que de antemano se vincula a Neruda como un autor propio del vanguardismo, y esto nos hace caer en una idea conformista, pero esto es algo erróneo, debido a que han sobresalido ideas de que no toda su obra se apega a esto.
 Según Camilo Fernández Cozmán[4], se ha distinguido en la obra de Neruda  cuatro etapas: la iniciación, la plenitud lírica, el periodo de plenitud épica y el periodo de poeta profesional; cada una en relación al avance o cambio que lograba a lo largo de su carrera literaria, aunque ahora es de magno interés sobresalir la primera etapa de iniciación que comprende obras escritas de 1923 a 1933, esta etapa se caracteriza por la observación de influencia modernista; obras tales como Crepusculario, Veinte poemas de amor y una canción desesperada, Tentativa del hombre infinito, entre otros, son propias  a dicha etapa; como se puede observar en esta etapa se encuentra la obra a la que nos estamos refiriendo, en base a esto se ha fijado el objetivo perseguido en este trabajo y se tratara de comprobar que dicha obra tiene influencia modernista y dar a conocer los elementos que la vinculan con dicho movimiento.
El Modernismo en la obra de Neruda
Aunque como ya se mencionó, Neruda es considerado un escritor propio del vanguardismo, no se puede negar que en algún momento se ha sentido la presencia del modernismo en sus obras iniciales;  y esto es debido a que en Chile, ciudad natal de Neruda,  en este periodo aún perduraba la tendencia modernista que se encontraba en sus últimos destellos, además de que se sintió influenciado también por autores propios de dicho movimiento para su escritura, entre ellos Gabriela Mistral, Rubén Darío y Gustavo Adolfo Bécquer; el ultimo propio del romanticismo, que aunque esta lejano en cuanto a época al modernismo es importante tomar en cuenta que comparten varios aspectos; pero volviendo a Neruda, con esto se hace aún más innegable el hecho de que tuvo influencia modernista en sus inicios ya que se puede considerar que tomaba en parte como ejemplo a seguir a dichos autores.
Un ejemplo de la influencia del modernismo en los primeros pasos de la carrera de Neruda lo podemos encontrar en Crepusculario, que ha sido considerado como una de sus obras en que el modernismo o el gusto por él se hace más notorio, debido a los diversos elementos que se presentan y que se distinguen propios de dicho movimiento, como ejemplo, tomamos a la abundancia de citas y nombres clásicos que es lo que hace más evidente dicha influencia en esta obra, además de ser este aspecto uno de los más mencionados y tomados en cuenta por investigadores; sin mencionar que hay otros aspectos que han sido tomados en cuenta por ellos.
Las obras restantes a su periodo inicial son: Veinte poemas de amor y una canción desesperada, tentativa del hombre infinito y el hondero entusiasta, el modernismo no se ha tomado tanto en cuenta en estas obras, y esto es debido a que, como se ha mencionado con anterioridad, este es más notorio en Crepusculario, no hay que negar que aun así el modernismo está presente en estas obras, pero solo nos enfocaremos por el momento en Veinte poemas de amor y una canción desesperada.
El modernismo en Veinte poemas de amor y una canción desesperada
Veinte poemas de amor y una canción desesperada, ha sido considerado como uno de los libros más vendidos de Neruda, y ¿cómo no?, si en su tiempo se considero como un giro total en la poesía y a la vez en el modernismo, que a pesar de ser rechazado la primera vez en su publicación debido a la presencia de elementos eróticos, alcanzó un éxito rotundo y fue elogiado por varios críticos, aunque por otros fue un tanto visto como causante de polémicas; pero ante esto se puede considerar como causa el hecho de que este libro muestra la imagen del Neruda joven y apasionado que trata de manifestar en su poesía como el mismo dijo: … “mis atormentadas pasiones adolescentes”[5], y esto lo hace de una manera peculiar con la introducción de varios elementos, en los cuales podemos observar de manera obvia la presencia del modernismo.
 En primer lugar nos podemos referir a la estructura estética empleada en los veinte poemas de amor y una canción desesperada, cabe resaltar que no es algo muy estable, ya que en cada poema utiliza una métrica diferente, aún así, nos dice Luis Quintana Nájera: “es notorio que hay una predisposición por el uso de verso de arte mayor, fundamentalmente endecasílabo –once silabas-, dodecasílabo –doce sílabas-,  triscaidecasílabo –trece sílabas- y alejandrino –catorce sílabas-“[6] ; es bien sabido que propio a la estructura de poesía modernista era el uso de versos como el alejandrino y dodecasílabo, por no mencionar el empleo de otro tipo de versos empleados que están entre los mencionados con anterioridad, esto es para empezar algo de lo modernista en la obra de Neruda, aun así cabe destacar que se ha considerado como más común y notoria la presencia del empleo del verso alejandrino en los veinte poemas, es debido a esta razón que la estructura se le ha apropiado mucho a dicho movimiento literario.
 Es importante también tomar en cuenta el que debido a la desilusión de Neruda ocasionada debido a que su Hondero entusiasta, resultara con una influencia de Sabat Ercasty,  haya querido agregar a su poesía un estilo original y lo consiguió, dando como resultado: veinte poemas de amor y una canción desesperada; esto  es algo que se ha tomado como modernista, el que la poesía tenga su toque de originalidad y libertad creadora, que a la vez se observa en la métrica utilizada.
El empleo de las metáforas de Neruda del mismo modo juega un papel muy importante en esta obra, ya que es algo constante, en ellas es muy notorio el uso de refinamiento verbal y misticismo con que disfraza cada suceso que se expresa a lo largo de sus poemas, esto es muy importante porque le otorga mucha belleza estética a cada verso; además el refinamiento verbal va a sobresalir, debido a que variedad de autores han vinculado a veinte poemas de amor y una canción desesperada como algo propiamente del romanticismo y no del modernismo, y el refinamiento verbal, se ha tomado como una reacción del modernismo hacia el descuido de los románticos en este aspecto, aunque Neruda se consideraba, como alguien que anteponía el sentimiento a la manera de expresarlo; pero esto ya viene siendo otra cosa, y por ahora solo nos centraremos en el modernismo.
Podemos destacar como otro aspecto importante una exaltación de sensibilidad sobre la razón, con un toque de melancolía en que huye en el tiempo a sus ya pasadas experiencias amorosas reviviéndolas, como algo propiamente maravilloso de su juventud, además de su empleo de recreación de paisajes dotándolos de un toque un tanto sombrío que al fin le va a dar un misticismo singular a aquellos lugares visitados por Neruda en lejanas épocas, además de la recreación de ese ambiente en el que quizá tuvieron lugar aquellas experiencias. Es notorio también el toque místico con el cual se describe a las mujeres evocadas por Neruda en los diferentes poemas y sobre todo el misterio que se engloba con respecto a ellas en cada una de las metáforas, ya que dan cavidad a varias interpretaciones, aunque tomando en cuenta que Neruda en sus memorias aclara la verdadera existencia de ellas, se puede llegar a concluir entonces el hecho de que no son vistas (algunas) como entes, sino como algo divino, tal vez de belleza singular, o algo que fue muy significativo para él, sobre todo por la manera melancólica y de desenfrenado deseo con que las recrea.
 Resulta un tanto exótica la  manera en que Neruda  da un  toque sombrío y místico a los lugares recreados, y que se emplean para conducir al lector hacia extraños lugares, presentados de manera ideal para cada uno de los sucesos que intenta relucir, esto hace muy notoria la preciosidad que otorga a su obra, ya que al dar su recreación de paisaje, toma lo real de aquellos lugares y le da su propio toque artístico Nerudiano, y que también se presenta en la recreación de las mujeres, pues dicho toque es empleado para dotarlas de  belleza o de singularidad que las hace deseables.
Es muy importante también el sensualismo marcado por la presencia de elementos eróticos en la poesía de Neruda que se presenta en este libro, porque es algo muy característico, que como ya se mencionó fue motivo para que la impresión de la obra fuera rechazada al inicio, sin embargo este sensualismo que él emplea tiene un refinamiento en la manifestación de aquellos deseos que no solo pasan a algo sexual sino también a algo espiritual únicamente generado por el amor en el que manifiesta que hay algo más que lo carnal en este deseo, y que mejor refinamiento en el sensualismo que ver al deseo como algo generado por  el amor y que al mismo tiempo da origen a una serie de arrebatos, esto también da una idea clara de evasión al mundo material, porque Neruda huye de ese deseo como algo terrenal tomándolo como algo propio del alma, y válgame la redundancia, originado por el amor. Así mismo, juega un papel esencial  la presencia de la melancolía, ya que se podría decir que es otro de los elementos  en los que está fundamentada la poesía que se presenta en este libro y se podría decir que esta es la característica del modernismo más marcada en dicha obra debido a que  va a estar presente en cada uno de los poemas, incluida la canción desesperada, dicha melancolía se manifiesta de diversas maneras pero se origina con el hecho de que  para Neruda aquí, el amor existe en cuanto el dolor se manifiesta y esto va a generar una amargura por saberse algo como inalcanzable; en la obra por lo regular se presenta al amante en una posición de solitario que pretende curarse con la satisfacción de este deseo, lo que hace aun más terrible aquel sentimiento de verlo como inalcanzable, pues se toma como algo angustioso; este ambiente de angustia también se hace muy notorio en el ya mencionado ambiente de paisaje sombrío como el crepúsculo muriendo en los ojos de la amada o el frecuente empleo de la noche como emblema de nostalgia, entre otros elementos que hacen del paisaje el ambiente propicio del recuerdo de algo que se añora de manera intensa y que ya no puede regresar, frases como: “¡Es tan corto el amor y es tan largo el olvido!”  o “Mi corazón la busca y ella no está conmigo” son un buen ejemplo del lirismo elegiaco o dicho de otra forma de la presencia de la melancolía y sufrimiento de la voz poética en la obra de Neruda. Acerca  de la melancolía, también es muy notorio el preciosismo que se emplea para darle vida al deseo desenfrenado que despertaron las amantes del pasado y que el autor quiere despertar y hacer sentir en aquellos que leen su obra.
Se dice que veinte poemas de amor y una canción desesperada de Pablo Neruda es una obra en que se observa el modernismo que fue lo que lo influenció en sus inicios, pero otros afirman que aunque hay gran distancia entre las épocas, esta obra es algo propio del romanticismo, aunque en base a lo investigado se podría llegar a la conclusión de que Neruda efectivamente sintió la influencia del modernismo que aún destellaba en su tierra natal durante sus inicios, y también es cierto que se observan características del modernismo en Veinte poemas de amor y una canción desesperada pero aunque todo esto sea cierto se han dejado varios aspectos de dicha obra solos y solo pueden ser pertenecientes al romanticismo, así que quizá se vea más en predominio el uso de elementos románticos, pero el mencionarlos ya sería propio de realizar una segunda investigación, por ahora lo que se ha destacado meramente es que no es muy propia del vanguardismo esta obra, aunque varios lo sostengan y solo vinculen con rasgos modernistas al Crepusculario, podría ser que haya algo pero no es mucho y en todo caso sería meramente una obra en que se ve involucrado el movimiento literario modernista.



[1] Neruda, Pablo, Veinte poemas de amor y una canción desesperada, México, DF, editorial planeta, 1983, pag. 75
[2] Pablo Neruda
(1904-1973)
Neftalí Ricardo Reyes Basoalto (quien escribiría posteriormente con el seudónimo de Pablo Neruda) nació en Parral el año 1904, hijo de don José del Carmen Reyes Morales, obrero ferroviario y doña Rosa Basoalto Opazo, maestra de escuela, fallecida poco años después del nacimiento del poeta. En 1906 la familia se traslada a Temuco donde su padre se casa con Trinidad Candia Marverde, a quién el poeta menciona en diversos textos como Confieso que he vivido y Memorial de Isla Negra con el nombre de Mamadre. Realiza sus estudios en el Liceo de Hombres de esta ciudad, donde también publica sus primeros poemas en el periódico regional La Mañana. En 1919 obtiene el tercer premio en los Juegos Florales de Maule con su poema Nocturno ideal. En 1921 se radica en Santiago y estudia pedagogía en francés en la Universidad de Chile, donde obtiene el primer premio de la fiesta de la primavera con el poema La canción de fiesta, publicado posteriormente en la revista Juventud. En 1923, publica Crepusculario, que es reconocido por escritores como Alone, Raúl Silva Castro y PedroPrado. Al año siguiente aparece en Editorial Nascimento sus Veinte poemas de amor y una canción desesperada, en el que todavía se nota una influencia del modernismo. Posteriormente se manifiesta un propósito de renovación formal de intención vanguardista en tres breves libros publicados en 1926: El habitante y su esperanza; Anillos (en colaboración con Tomás Lagos) y Tentativa del hombre infinito. En 1927 comienza su larga carrera diplomática cuando es nombrado cónsul en Rangún, Birmania. En sus múltiples viajes conoce en Buenos Aires a Federico García Lorca y en Barcelona a Rafael Alberti. En 1935, Manuel Altolaguirre le entrega la dirección a Neruda de la revista Caballo verde para la poesía en la cual es compañero de los poetas de la generación del 27. Ese mismo año aparece la edición madrileña de Residencia en la tierra. En 1936 al estallar la guerra civil española, muere García Lorca, Neruda es destituido de su cargo consular, y escribe España en el corazón. En 1945 obtiene el premio Nacional de Literatura. En 1950 publica Canto General, texto en que su poesía adopta una intención social, ética y política. En 1952 publica Los versos del capitán y en 1954 Las uvas y el viento y Odas elementales. En 1958 aparece Estravagario con un nuevo cambio en su poesía. En 1965 se le otorga el título de doctor honoris causa en la Universidad de Oxford, Gran Bretaña. En octubre de 1971 recibe el Premio Nobel de Literatura. Muere en Santiago el 23 de septiembre de 1973. Póstumamente se  publicaron sus memorias en 1974, con el título Confieso que he vivido.

[3] Brito Ramos, Paúl, Confieso que he plagiado a Pablo Neruda, http://www.mundohispano.info/doc/10/15.pdf

[5] Neruda, Pablo, Veinte poemas de amor y una canción desesperada, México, DF, editorial planeta, 1983

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Letrados de la UAZ. Con la tecnología de Blogger.

"Puedes, sí, como hombre, alguna vez fallar, pero nunca claudicar"

DERECHOS DE AUTOR

myfreecopyright.com registered & protected